PRINCIPIOS EN AYURVEDA

Una persona se considera saludable cuando su fisonomía es equilibrada, su digestión y su metabolismo están en buen estado de funcionamiento, sus funciones tisulares y excretadoras son normales y su alma, mente y sentidos están en un estado de constante felicidad interior “. Sushruta, médico ayurvédico, 1000 AC 

Ayurveda es una filosofía de vida relacionada con la preservación de un estilo de vida saludable. Surgió hace unos 5.000 años en la India y se considera el sistema de medicina documentado más antiguo del mundo.

El término compuesto Ayurveda, por lo tanto, significa no solo “conocimiento de la vida”, sino que encarna la aspiración de vivir la vida en el mejor estado posible, física y mentalmente. La filosofía ayurvédica apunta a una vida larga y, sobre todo, saludable en el sentido de un estilo de vida equilibrado, basado en los tres pilares del cuerpo, la mente y el alma.

El énfasis aquí no está solo en el tratamiento de la enfermedad, sino también en la prevención a través de la purificación y la revitalización. La persona es vista como una unidad de cuerpo, alma y mente, y por lo tanto, cualquier tratamiento debe estar orientado a las necesidades individuales del paciente.

Por lo tanto, cualquier tratamiento comienza con un examen inicial por parte del médico. Esto incluye no sólo contrastar y corregir hábitos de vida actuales, sino también identificar el tipo de “Dosha” que  juega un papel fundamental dentro de la filosofía Ayurvédica.

Los Doshas existen en cada persona en su propia mezcla personal desde el nacimiento y tienen que estar siempre en armonía entre sí.

El equilibrio correcto de los Doshas es esencial para la salud física y mental. Un estilo de vida poco saludable y desequilibrado o cambios en las circunstancias de la persona provocan una alteración de ese equilibrio natural. Esta alteración se define  en las enseñanzas ayurvédicas como la causa de la enfermedad.

El objetivo de cualquier tratamiento de purificación o desintoxicación es la restauración de este equilibrio. Las características elementales de cualquier tipo de tratamiento ayurvédico, incluye  los masajes con aceites, suplementos herbales en los casos necesarios, purificación, así como la incorporación en el estilo de vida de  ejercicio regular y la meditación.

Cada programa o tratamiento tiene que ser elaborado de forma individual para cada persona. Lo mismo ocurre con la dieta ayurvédica. Dependiendo de la constitución y Dosha predominante, la misma especia o ingrediente afecta al equilibrio de diferentes maneras.