Blog Posts

Los noventa días después del parto se consideran un periodo de limpieza importante, un período de recuperación durante el cual la madre debe tener reposo absoluto para recuperar la fuerza y ​​la salud del estado previo al embarazo. Esto le dará a los recursos mentales, emocionales y espirituales para hacer frente a las exigencias de la maternidad, así como la protección de ella y su bebé de trastornos de salud comunes asociados con esta etapa, como los cólicos, el insomnio, la irritabilidad y la depresión posparto. I

Las madres  que no son capaces de recuperarse adecuadamente corren el riesgo de sufrir agotamiento a largo plazo y debilidades reproductivas crónicas. Las mujeres son particularmente vulnerables a la depresión post-parto si carecen de descanso y apoyo adecuado en este momento. Los muchos desafíos a los que se enfrentan pueden incluir fatiga, falta de sueño, el dolor, la ansiedad, la lactancia materna, las preocupaciones sobre el aumento de peso y la abrumación natural que las responsabilidades de la maternidad conllevan. 

El parto y la nueva maternidad tiende a desequilibrar los elementos de aire y éter (vata) debido a la tensión mental y física, la privación del sueño, la alimentación irregular y digestión débil después del parto. Vata es frío, seco y activo, por lo tanto el enfoque para reequilibrar es con terapias cálidas, untuosas y de descanso. Si la madre no está contenta o sana, esto afectará al bebé y su relación en incipiente desarrollo. Por el contrario una madre nutrida rebosante de alegría generará la energía necesaria hacia su hijo.

Las formas de restaurar el equilibrio de la madre y reducir su estrés son los siguientes:

1. La madre debe descansar tanto como sea posible durante al menos un mes. Para protegerse contra el agotamiento puede tratar de irse a la cama hacia las 21:00 o más temprano y hacer ejercicio mínimo. Practicar yoga nidra es también muy rejuvenecedor.

2. Promover un estilo de vida tranquilo y reducir la estimulación que puede producir un número  elevado de visitantes, reducir hablar, permanecen en un ambiente cálido, muy al abrigo del frío y el viento, evitar viajes y delegar las tareas domésticas y de trabajo en personas que puedan ayudarla y cuidarla. 

3. Las comidas deben ser regulares, calientes, cocinadas, orgánicas, líquidas y aderezadas suavemente . Los alimentos que favorecen incluyen cereales integrales, frutas, verduras guisadas que no produzcan gas, mung dal (tipo de lenteja verde), arroz basmati, leche, mantequilla, almendras, pasas, dátiles, higos y muchos líquidos calientes como la manzanilla o té de hinojo.

4. Especias digestivas como la albahaca, el laurel, comino, cardamomo, canela, clavo de olor, cilantro, comino, hinojo, fenogreco, jengibre, semillas de mostaza, la pimienta y la cúrcuma son buenos para avivar el fuego digestivo.

5. Los alimentos que deben evitarse ya que pueden perturbar la digestión de la madre y hacer que la leche materna tenga más gas de  serán comidas frías, crudas o fermentadas , sobras, brócoli, coles de bruselas, col, pimiento, coliflor, berenjena, ajo, cebolla, guisantes, patatas , brotes y la mayoría de las legumbres a excepción de “mung dal”.

6. Antes de irse a dormir, la nueva madre debería darse automasajes diarios con aceites de hierbas calientes  y  a continuación darse un baño o ducha caliente. Al baño puede añadirsele elixir de rosa, romero, lavanda, ciprés, y los aceites esenciales de geranio. EL jazmin también es bueno para prevenir la depresión postnatal. El masaje postnatal ayuda al cuerpo de la madre para reorganizarse, relajarse, promueve la circulación, aumenta la inmunidad, las condiciones de la piel, calma el sistema nervioso y devuelve a los músculos, ligamentos y huesos a la normalidad.

7.  Tónicos para restaurar la energía de la madre, que aumentan la inmunidad y promueven la calidad de la leche materna puede incluir  Chyavanaprasham, Shatavari y Ashwagandha. 

8. Las relaciones sexuales se puede evitar por lo menos durante tres meses para dar tiempo a la recuperación del sistema reproductivo. Ejercicios del suelo pélvico y técnicas específicas de yoga, pueden ayudar elasticidad vaginal.

9. Para reducir el tamaño de la vagina se pueden aplicar  una ducha hecha con una decocción de Amalaki. 

10. Ayurveda considera que la leche del pecho es la  mejor y esta hecha a medida para las necesidades específicas del bebé. Tan pronto como sea posible se debe poner al bebé en el pecho. El calostro inicial, aunque pesado, se considera que es el néctar. Para aumentar la producción de leche, la madre puede tomar hinojo, shatavari, leche y ghee. 

11. Para la mastitis, se pueden poner hojas de col cálidas  en el sujetador. Los pezones agrietados se alivian con caléndula y pomada de cúrcuma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *